Chile: las cosechas de uva de mesa siguen muy afectadas por las lluvias

Las cosechas de uva de mesa chilenas siguen muy afectadas por las lluvias fuera de temporada de hace dos semanas y las operaciones de envasado aún están paralizadas en muchos lugares, dijo el organismo industrial Fedefruta.

El presidente de Fedefruta, Jorge Valenzuela, dijo que la estimación de daños es peor de lo que se pensaba inicialmente, con alrededor de tres cuartos de las uvas blancas y un tercio de las variedades tintas perdidas en las regiones central y sur.

Según los informes, el daño causado por las lluvias se vio agravado por la pudrición y las enfermedades fúngicas en la fruta, provocadas por las bajas temperaturas en febrero y la alta humedad en los campos, según Valenzuela.

“Las lluvias, en la primera etapa, provocaron roturas, caída de frutos y daños tanto a árboles como a vides”, dijo Valenzuela. “Esto se cuantificó en $ 150 millones [en daños]. Pero a medida que han pasado las semanas, el daño a la fruta ha aumentado mucho ”. 

Añadió que «la podredumbre y los hongos, que se produjeron por la alta humedad y las bajas temperaturas de los días siguientes, han avanzado de tal manera que la uva de mesa no se está vendiendo en la zona central. Ni siquiera se está empacando».

A partir de la información que recopiló a través de reuniones con productores y otros miembros de la industria, Fedefruta proyectó que las pérdidas serán de entre el 70 y el 80 por ciento de la producción de uvas blancas de mesa de las regiones del centro al sur de Chile, y cerca del 30 por ciento para la cosecha de uvas tintas. 

Si bien Valenzuela aclaró que estas estimaciones podrían cambiar en el futuro, dependiendo del clima, también señaló que «todas las variedades están dañadas, incluso algunas posteriores como Red Globe, Crimson y Autumn Royal».

El Valle de Aconcagua en la Región de Valparaíso, una de las zonas afectadas por las lluvias, reportó una caída del 42 por ciento en la producción en comparación con este mismo período en 2020.

La región de O’Higgins, por otro lado, está experimentando incertidumbre con respecto a cómo se cosecharán variedades como Scarlotta, Crimson y Red Globe.

Sin embargo, según Valenzuela, las perspectivas no son buenas y dice: “Sería muy optimista pensar que seremos capaces de cosechar un 30% o un 40%”. 

Valenzuela explicó que se necesitará asistencia financiera si se va a recuperar de estos daños. 

«[Los productores] se han quedado sin capital de trabajo. No hay forma de cumplir con los compromisos de esta temporada, ni de comenzar la siguiente, mientras no exista un paquete de ayuda financiera específico para los productores, por lo que necesitamos un plan de rescate para la fruta sector ”, dijo.

«Las medidas [actuales] se centran en productores muy pequeños mientras todavía hay muchas personas afectadas que no están recibiendo ayuda». 

Para ayudar en esto, Fedefruta trabaja en fortalecer las medidas de apoyo para que se extiendan a todos los fruticultores, proponiendo un Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios (FOGAPE) para la industria frutícola.

«Estamos trabajando para proponer una Fruta FOGAPE, con más flexibilidad en los requisitos de calificación y mayores garantías estatales como aval, años de gracia, etc.», dijo Valenzuela.

Fuente: freshfruitportal